Formulario

ENESITFRTR

  • ¡Contáctanos!
Indicadores Económicos
Reproducir audio    |    Descargar contenido: /    |       |    Guidelines


Indicadores Económicos

¿Qué es un indicador económico? Click para leer

Los indicadores económicos son datos de carácter estadístico que permiten conocer la situación de la economía mostrándonos, además de sus principales características, cómo ésta va cambiando a través del tiempo, lo que hace posible realizar proyecciones y comparaciones entre distintos periodos y territorios.

Los economistas utilizan estos indicadores para medir el estado pasado y presente de una economía y anticipar el futuro. En definitiva, para analizar la economía y ver cómo evoluciona.

Algunos de los indicadores económicos más relevantes son:

  • Producto Interior Bruto (PIB)
  • Inflación
  • Tipo de cambio
  • Mercado de trabajo
¿Qué es el Producto Interior Bruto (PIB) y para qué sirve? Click para leer

El Producto interior bruto (PIB) es el valor monetario de los bienes –desde productos de alimentación, vehículos, maquinaria o textil- y servicios –como el sanitario, docente, etc.- producidos a nivel nacional durante un determinado periodo de tiempo. No importa si las organizaciones públicas o privadas que los producen son locales o extranjeras, el requisito es que el bien o servicio final sea llevado a cabo en el país a analizar. El PIB, expresará el valor monetario de todo aquello que llega al consumidor final.

 

Por ejemplo, para fabricar un vehículo hacen falta componentes como pueden ser las ruedas. Para calcular el valor de la producción total no tendremos en cuenta el valor de las ruedas de forma independiente, sino únicamente del vehículo completo, para no hacer un doble cómputo.

Para evitar este tipo de inconvenientes e incoherencias, en el PIB sólo se incluyen los bienes y servicios finales y no los intermedios.

 

¿Para qué sirve el PIB?

El valor absoluto del PIB sirve para comparar el tamaño económico de países, zonas de libre comercio o continentes. Además, su evolución resulta crucial para que un mercado se compare consigo mismo en el tiempo: la tasa de variación del Producto Interior Bruto anual frente al año anterior es el principal indicador de la salud de una economía.

Un aumento del PIB refleja un incremento de la actividad económica. Si la actividad económica repunta, significa que el desempleo tiende a reducirse y que la renta per cápita aumenta. Esto a su vez redunda en el crecimiento económico, ya que los ciudadanos y empresas se inclinarán más a gastar en lugar de ahorrar. Además, tras un aumento del PIB, los ingresos fiscales del Estado tienden a elevarse, puesto que éste recauda más impuestos y, por tanto, el Estado puede destinar esas cantidades a partidas de gasto.

Las variaciones del PIB entre trimestres también son muy relevantes: en Europa, un país entra en recesión técnica cuando registra durante dos trimestres consecutivos caídas de su PIB frente al trimestre anterior.

¿Qué es la inflación y cómo se mide? Click para leer

La inflación es el aumento generalizado y sostenido de los precios de bienes y servicios de un país durante un periodo de tiempo determinado. Se traduce en una pérdida de poder adquisitivo, puesto que se produce una depreciación del valor de la moneda.

Esto es, la inflación hace que tu dinero cada vez valga menos. Por tanto, el día de mañana, podrás comprar menos cosas que hoy con el mismo dinero. .

El indicador que se utiliza para conocer la inflación de un país es el Índice de Precios de Consumo (IPC). Este índice tiene en cuenta la variación mensual que se produce en los precios de los bienes y servicios que se consumen en los hogares. Se elabora a partir de los precios de una cesta de la compra tipo de un hogar medio. En dicha cesta se incluyen artículos de diferentes categorías, como alimentación, bebidas, vestido y calzado, vivienda, menaje, medicina, transporte, comunicaciones, ocio y cultura, hoteles, cafés y restaurantes, enseñanza y otros bienes y servicios. Su composición se revisa periódicamente, para añadir nuevos productos cuyo consumo comienza a ser significativo, o excluir otros que han dejado de serlo.
Este índice nos indica qué es lo que sucede con los precios (si suben o bajan) de un mes a otro, y no indica los precios en sí mismos. Es decir, no recoge el precio de los productos de consumo, sino el aumento o decremento de los mismos.

Si los precios evolucionan al alza se dice que hay inflación (incremento de los precios y servicios). Pero hay que tener en cuenta que la inflación siempre vendrá referenciada en el marco de un determinado periodo (no quiere decirse, por ejemplo, que si la inflación baja los precios bajan, ya que con una inflación menor los precios siguen subiendo pero a un menor ritmo que en el pasado). Si los precios, por el contrario, evolucionan hacia la baja, se dice que hay deflación (decremento de los precios y servicios).

La importancia del IPC es que mide la variación de nuestro poder adquisitivo. Si suben los precios y nuestros ingresos suben en menor proporción o se mantienen constantes, podremos adquirir menos bienes y servicios, por lo que se dice que perdemos poder adquisitivo: somos más pobres, aunque ganemos lo mismo. De la misma manera si a un trabajador le suben el sueldo en igual proporción que lo hace el IPC, su poder adquisitivo se mantiene, es decir, el trabajador podrá comprar exactamente la misma cantidad de bienes y servicios con su nuevo sueldo, aunque se lo hayan subido.